¿Por qué tu pretemporada debe ser diferente?

Cada temporada los deportistas individuales, los equipos… damos comienzo a esta primera etapa con ilusión, energía y muchos propósitos. Sin embargo, año tras año la rutina se apodera de nosotros y la pretemporada suele convertirse en un trabajo muy parecido al del año anterior. Preparación física por un tubo, principios técnico-tácticos y pequeñas modificaciones que poco suman a la hora de buscar un cambio sustancial. Recurrimos a la metodología a la que estamos acostumbrados, tiramos de planificaciones teóricas y acabamos olvidando cual es nuestro objetivo real.

Si nuestros objetivos este año han cambiado, si queremos conseguir logros distintos, ¿no deberíamos hacer algo diferente?

Este año, en tu pretemporada, CAMBIA ALGO.

Seas deportista individual, jugador o entrenador el coaching puede ayudarte. Y como eso es lo que queremos, “echarte una mano”, vamos a dejarte algunos tips que pueden servirte de ayuda en la planificación de esta pretemporada. Un proceso de coaching consiste básicamente en analizar dónde estamos, recopilar todos nuestros recursos y ponerlos en marcha para llegar finalmente a nuestro destino. Así que para empezar, se realista y plantéate ¿dónde y cómo estoy? ¿adónde quiero llegar? ¿qué tengo para conseguirlo? ¿y qué me falta?.

Veamos qué cambios puedes aplicar desde HOY. Quizá ya utilices algunas de estas técnicas, si es así, ¡enhorabuena! y si no… ¿a qué estas esperando?

  • Formula objetivos. Deben ser realistas, alcanzables, medibles y retadores. Asume que el trabajo planificado es realizable, que suponga esfuerzo y que te acerque al siguiente escalón para seguir mejorando. Escríbelos y compártelos, ganarás en tu compromiso hacia ellos. Si es un equipo, haz partícipes a todos de su elaboración; tu eres el responsable pero no puedes esperar la implicación de todos si no se sienten integrantes del conjunto.
  • Hazlo divertido. El enfoque lúdico se hace indispensable en las nuevas tendencias. Incorpora juegos y actividades motivadoras en tu planificación. Cuando el trabajo que realizamos nos gusta y entretiene nos implicamos más, y los resultados que obtenemos, son mejores.
  • Busca una motivación añadida. El para qué estás aquí y qué es “eso” que te lleva a ponerte en movimiento. Seguro que si lo piensas bien hay algo más por lo que quieres conseguir lo que te propones. Escríbelo y déjalo a la vista. En los momentos “de bajón” será lo que te impulse a seguir adelante.
  • Aplica nuevas técnicas. La meditación, el yoga o el taichi no son incompatibles con tu actividad; mas bien es todo lo contrario. Ahora y durante la temporada pueden ayudarte a mejorar tanto en tí como en tus deportistas la relajación, la respiración y la concentración. La toma de conciencia que estas técnicas trabajan es indispensable para formar deportistas completos y equilibrados.
  • Aprovecha las nuevas tecnologías. En la actualidad tienes acceso a cientos de recursos gratuitos tanto en la red como en software y gadgets para dispositivos móviles. Investiga y haz uso de aquellos recursos que faciliten tu trabajo y te permitan registrar, analizar y comparar tus avances.
  • Lo emocional es importante. Aunque suele quedar en segundo plano o a veces resulta inexistente, piensa por un momento ¿quién crees que rinde más: alguien feliz o alguien triste y desmotivado? Nuestro nivel deportivo al contrario de lo que se piensa va muy en consonancia con nuestro nivel emocional. Son pocos los profesionales que tienen la capacidad de discernir entre lo deportivo y lo personal o profesional. ¿Qué tal si nos preocupamos un poco más por nuestra felicidad y la de nuestros deportistas?
  • Busca ayuda. No te conformes con lo que sabes o crees que sabes. En ocasiones podemos precisar del asesoramiento y apoyo de profesionales que pueden aportar mucho a nuestro conocimiento y por lo tanto a los resultados que obtendremos. Mira a tu alrededor, seguro habrá alguien dispuesto a ayudarte.
  • Y por último, no pierdas la ilusión. Las cosas no son como empiezan, sino como terminan. Y como ese final depende de tí, sólo sera cuestión de seguir trabajando, y poner en marcha todos los recursos que a veces olvidamos que tenemos para levantarnos una y otra vez.

Bienvenid@ a tu nueva pretemporada, comenzamos en 3… 2… 1…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *