Dieciséis semanas.

O cuatro meses. Lo de menos es la forma de decirlo. Lo que de verdad cuenta son la infinidad de sentimientos que me recorren por dentro cada día desde el momento que entre lágrimas te vi por primera vez. Ayer cumplías tu primer tercio de año y parece como si llevases entre nosotros toda...